Sobre mi

img_4260

José G. Granado

Sólo es fotografía.

No os voy aquí a contar mi vida como fotógrafo, mis comienzo, mi estilo, cómo lo hago, ni que me gusta más. Ni de PhotoShop, blanco y negro o color. Sólo os voy a hablar de fotografía.

Se habla mucho en este mundo de fotógrafos de: que si el profesional que si el aficionado; que si el digital que si el fotoquímica; que si mucho o poco PhotoShop; que si camarita, que si camarón. Algunos estaréis de acuerdo conmigo y otros muchos no. Y yo os digo que sólo es fotografía.

Toda esa polémica sobra en mi mundo fotográfico. La fotografía no es para mi una profesión, afortunadamente, porque si lo fuese no disfrutaría de ella como lo hago. Lo se por que lo he sido y me pesaba (pesa) como losa en la mochila. La fotografía no es para mi una afición, pase de eso cuando me salió pelo en el pecho. Deje de soñar que era fotógrafo de moda antes del 78, al son de la música de Alan Parson, disparando mi Werlisa Club Color, vacía de carrete naturalmente, al aire como si tuviese una modelo delante.

La fotografía para mi no es digital o fotoquímica, sólo es fotografía. La imagen la consigo de ambas maneras, me da igual. Sólo elijo el mal menor. Tiempo, trabajo y salud. La verdad es que los efluvios de los líquidos nunca me sentaron bien. Por el contrario, la limpieza e inmediatez de lo moderno me facilita más el desarrollo de mis pretensiones. PhotoShop para mi no es más que el laboratorio en una pantalla, no hago más de lo que hacia en el cuarto oscuro: luces, tapados, filtros y virados. El resto se lo dejo para otros. Yo soy fotógrafo no diseñador gráfico. No se hacer más, ni lo pretendo, ni lo quiero, ni me interesa y me reitero: soy fotógrafo antiguo con herramientas modernas. Pero el sonido, el tacto y el pensamiento que me ofrece una cámara mecánica, metálica bien pesada y equilibrada, me llena de nostalgia ¡Qué le vamos a hacer!

Soy fotógrafo porque el que ve mi fotografía me lo dice. Desde entonces lo soy y lo soy porque solamente hago fotos a tiempo completo, no hago nada más. Sólo me intereso por ella: la estudio, la pienso, la vivo, la mimo y la comparto. También la puedo vender, este delirio fotográfico cuesta bastante creedme, pero ese es otro tema. Soy fotógrafo por una sencilla razón, la necesidad de expresarme. De contar mis pensamientos, de elevar mi punto de vista sobre la gente que me rodea, sobre el mundo; del microuniverso en que me muevo o me imagino en mis sueños y emanan de manantial de mi cabeza; de la belleza del alma que atrapo con cada clic y de la miseria del hombre. ¿Se puede pedir más para ser fotógrafo?

 

José Gómez Granado

 

Fotógrafo.

jggranado@photopraxys.es