Manolo Torre (Fotógrafo)

Entrevista a Manolo Torre (Fotógrafo)

Julio 2016

Introducción:

No sé por qué motivo será, pero cada vez que visito la guarida de un artista se me abren los chacras, como diría un budista. El estudio de un artista se me antoja como su alma y si él te permite la visita, te está invitando a entrar en su vida más intima y eso es muy importante, al menos para mi. Tanto, que me emociono con ello sobremanera y me paso un par de días rumiando todo lo maravilloso que he aprendido en ese rato, en ese estudio lleno de arte e historia, de vida.

Ahora estoy precisamente en ese estado. Visitamos el estudio del fotógrafo Manolo Torre, en Cádiz; Manoli Morales, Carlos de la Torre y yo. El motivo, aparte de echar un buen rato con Manolo y, como no podía ser de otra manera, aprovechar entrevistarlo para Box Arts.

Manolo Torre nos recibió en la puerta de su casa, en cuyo segundo piso tiene el estudio. El estudio es una estancia, grande, muy grande diría yo, con varias dependencias, a saber: el estudio propiamente dicho, una sala donde prepara los trabajos, una biblioteca, el antiguo cuarto oscuro y un salón hall en la entrada. Hay sillas y sofá, pero no pueden ser usadas ya que Manolo tiene fotografías por todos lados, cientos de fotos en cartón pluma de 40X60 cm, atrezos y vestuarios. Las paredes repletas de retratos antiguos. En la sala de trabajo, no cabe un título, placa, trofeo, homenaje más a Manolo Torre y la biblioteca se nos presenta como una fuente de inspiración y estudio para cualquier fotógrafo. Allí se nos ofrecen los más grandes de la historia de la fotografía, desde los comienzos hasta los más modernos.

Estuvimos charlando y mirando cada uno de los rincones por donde se mueve este artista. Con un estudio austero, justo con el ancho del papel de fondo 280 cm. Gris, negro y blanco. Raídos por el tiempo. Con sus marcas, que delimitan perfectamente los espacios dónde deben colocarse cada participante en la sesión. Su paraguas y su ventana de luz, inamovibles, todo en su correcto lugar. Manolo no experimenta, Manolo no cambia, la fotografía es Manolo Torre y Manolo Torre es la fotografía. No hay vestuario, no hay maquilladora, peluquería o estilismo. Sólo Manolo Torre, el fotógrafo, el artista frente a su modelo. Su musa del momento. Del momento porque Manolo Torre a fotografiado a un número incontable aquí de féminas, siempre jóvenes, al modo de Hamilton y al estilo propio y genuino de Manolo Torre.

José Gómez Granado

Entrevista:

Manolo Torre, eres un fotógrafo referente en la Bahía Gaditana, todos los del mundo dentro de la fotografía conoce de una u otra manera a Manolo Torre. Podría escribir una elocuente y gran introducción donde ensalzar la virtudes de Manolo pero, de todas formas, nos gustaría que seas tú mismo quien nos cuentes quién es Manolo Torre y por qué le conocemos.

Comencemos con la pregunta de rigor ¿ Quién es Manolo Torre?

Nací en el barrio de la Viña hace 75 años y soy muy gaditano. No puedo estar más allá del puente más de una semana, me pongo nervioso. Una vez Anthony Quinn, me propuso que me fuese a Nueva York con él y que sería mi patrocinador. Si, cuando rodó aquí la película sobre Onassis. Había dos fotógrafos americanos allí y al final me quedé yo solo con él. Pero que no ¿Qué iba a hacer yo en Nueva York?

¿Cómo cuándo y por qué empezaste en la fotografía?

Una vez, cuan era un chaval, vi a un ingles que tenía una Leica y estaba haciendo fotos en la playa, frente al restaurante Saboy, en la rampa del Hotel Playa. Cuando yo vi los retratos que hizo, me quedé prendado de ellos. Nunca había visto yo ese tipo de fotografías, ya sabes, de primerísimos planos. Eso no se llevaba por aquí por aquél entonces, aquí gustaba el retrato clásico dónde se viera a la persona entera, con todos sus detalles y no con el pelo y parte de la cabeza cortada, ¡pero aquél primerísimo plano…!, que después me di cuenta de que no era una buena foto esa ni nada, pero a mi me impactó… se me quedo en la mente para siempre.

¿Y a partir de ese momento te compraste tu primera cámara?

No, que va, estuve mucho tiempo mirando fotos y me pude comprar la cámara en Alemania, cuando fui a trabajar allí, y desde entonces hago fotos.

¿Por qué la fotografía te hace sentir algo especial?

Porque me gusta, me gusta mucho, simplemente.

¿Tus ideas son fruto de un estudio previo o surgen naturalmente?

Yo hago fotos en el mismo instante. Cuando veo a una chica y me gusta como modelo, me pongo en contacto con sus padres y si aceptan la sesión, les digo que traigan sus propios vestidos y que traigan, al menos, un pantalón corto. Mis fotografías, mis retratos, son como las modelos, sin vestuario pensado ni maquillaje ni nada. Las modelos tal como son, ellas posan y yo libero el obturador. Las fotografío como van por la calle, no se ve, en mis fotos, ni más ni menos de una chica que no le veas en la misma calle.

¿Alguna vez ha sido realmente capaz de definir cuándo pulsar el obturador?

Claro, como te he dicho en la pregunta anterior, yo elijo el instante de disparar. La modelo hace sus poses, las que quieran y yo disparo cuando me parece oportuno. Sólo les digo que de vez en cuando se humedezcan los labios para que no salgan rígidos. También, cuando creo que la pose merece la pena y no ha salido la foto, hago que se quede en la pose y lo intento de nuevo.

¿Qué prefieres, dedicar más tiempo a la toma y tener menos procesado, o al contrario?

La toma es esencial, es realmente la foto. No proceso, mis fotos salen directamente de la cámara, con las mismas luces de siempre en el mismo lugar y que no me las toquen. Las fotos salen encuadradas directamente de la cámara, salen tal y como yo quiero.

¿Por qué el retrato y especialmente de primer plano y americano?

Porque me encanta. El retrato es lo que verdaderamente me gusta de la fotografía, el plasmar la belleza de la mirada y la pose de la modelo. La modelo se verá tal como era en ese momento.

¿De entre tu numerosa bibliografía, veo que destaca David Hamilton y que tu trabajo está muy inspirado en el suyo, por qué?

Me encanta su trabajo, lo he estudiado mucho. Pero hoy en día no podríamos hacer su fotografía, por razones obvias, menores. Estuve con él y su mujer en París, charlamos… Todos tenemos nuestros referentes en los grandes de la fotografía, es inevitable. Para ser un buen fotógrafo es necesario ver y estudiar el trabajo de los demás, naturalmente se te quedan fotografías grandiosas en la mente y es inevitable que te pueda salir alguna parecida, pero eso no significa que lo plagie.

Tu hemeroteca es extensa ¿Cuéntanos algo sobre las referencias periodísticas sobre ti , tus premios y tu trabajo?

Tengo numerosos títulos como el de Artiste de la Federation Internationale de L’art Photographique en marzo de 1983; Excellence de la Federation Internationale de L’art Photographique en junio del 86; Awart of Merit Photographic Society of America en abril del 86; primera Medalla de la Trimilenadia de la Ciudad de Cádiz; miembro del Ateneo Científico Artístico y Literario; miembro de la Real Academia Literaria Juan de la Cosa; miembro de la Real Sociedad Fotográfica Española; miembro de la real Sociedad Fotográfica Inglesa; Caballero Hospitalario de la real Orden de San Juan; Caballero de la Imperial Orden de Yuste; hermano de la Santa Caridad de San Juan de Dios.

También he publicado algunos libros: La Luz de la Palabra, Adagio Gaditano, Imágenes Poéticas, Beginer´s Guide to Procesing and Printing (Coautor), Aproximación Histórica a Fermín Salvochea (Coautor), La Poesía en el Carnaval de Cádiz (Coautor), Black and White Photograpy (coautor), Photograpy Yerad Book- Seleccionado entre los mejores autores del mundo.Y algunas cosas más.

También han hablado de mi algunas personalidades: Anthony Quinn, Antonio Gala, Rafael Alberti, Hilario Muñoz, José María Pemán, Joshua Hassan, Juan Luís Vassallo, Margarita Toscano, Juan Antonio Campuzano, José Miguel Hernández y muchos más.

Nos gustaría que nos contases algunas anécdotas (debes tener muchas) sobre tus trabajos fotográficos.

La de Anthony Quinn ya la he contado, también fotografié a Pierce Brosnan y estuve bastante tiempo con él y su familia cuando filmó aquí la película de James Bond. También colgué una exposición en Gibraltar y estuve comiendo con el Ministro Principal de la Roca Joshua Hassan. Me propuso hacer una exposición con jóvenes inglesas, pero le dije que no…

Una vez me llamo por teléfono un modelo polaco, Dariusz Dabrowki, un chaval que posaba para Armani, muy guapo él, para que fuese a Madrid a hacerle un reportaje. Le dije que si quería que le hiciera las fotos que viniese a Cádiz y vino. No veas la que se lió aquí, el montón de niñas que había en la puerta.

José María Pemán me escribió un poema sobre una de mis fotos, la cual doné a la Diputación de Cádiz. Yo he visto fotos mías con poemas escritos y donadas, vendiéndose en el baratillo de los domingos. Esa es la cultura de algunos… ¡Qué le vamos a hacer…!

¿Qué fotografía te hubiera gustado repetir y cuál no repetirías jamás?

Las fotografías son como tus hijos, a quién quieres más, a cada una de ellas. No se puede elegir una u otra. Verás, imagínate que son los dedos de la mano, si te dañas uno te duele igual que si te dañaras el de al lado, todos duelen igual, así son las fotografías. No puedo una cosa ni otra.

¿Qué exposición te llenó más como fotógrafo y por qué?

Todas, es lo mismo que lo anterior. Una exposición no es mejor que otra. Para mi son todas iguales. Todas me llenaron igualmente y con todas he disfrutado igualmente. Con todas me implico de igual manera. Por ejemplo, con la exposición de Marta de Castillo, pese a tener críticas de un determinado partido político respecto a la subvención de la misma, sin conocimiento de ello, pues no fue subvencionada. Traje a los abuelos, los hospedé y les di de comer durante el tiempo que estuvieron aquí. En una exposición me implico por completo.

¿Cree que el arte de un fotógrafo puede madurar? ¿Cree ver más ahora de lo que veía cuando empezaste como fotógrafo?

La mente de un artista es siempre la misma, parece que siempre tienes la misma edad, no maduras, no cambias, sólo que sabes más. El hecho de fotografiar a jóvenes, te hace sentir joven. Quién quiera sentirse como yo me siento, que vaya a hacer fotos a Salamanca, Salamanca es una ciudad genial. Sólo verás juventud, vida, alboroto. Así me siento yo, mi mente es la misma. Y veo el mundo exactamente igual que cuando empecé a fotografiar.

¿Qué te inspira?

Yo soy fotógrafo porque no se escribir poesía. Mi pasión es la poesía y así son mis fotografías, poesías en imágenes, o al menos así lo siento yo. Me encanta el arte, la pintura, todo el arte y la fotografía es arte para mí y así la siento, es el arte que me gusta.

¿Tu formación es académica, autodidacta, o ambas cosas?

Autodidacta totalmente, he hecho algunos cursos, pero ninguno reglado. Mi formación parte principalmente de estudiar por mi cuenta, ver muchas fotografías de los grandes y practicar.

¿Se puede vivir hoy en día de la fotografía o es necesario tener trabajos alternativos?

Yo nunca he necesitado vivir de la fotografía, lo mío es todo pasión, pero vosotros si que podéis, con las fotos que hacéis vosotros se puede comer perfectamente.

¿En qué proyecto estás trabajando actualmente y qué proyectos tiene a corto y medio plazo?

Proyectos el libro, poemas en sepia que aun me quedan treinta modelos por hacer. Estoy preparando también una exposición de 300 fotografías ¿A ver que sala puede albergarla?

Y todo esto es Manolo Torre.

Fotografías de la entrevista: Manoli Morales

Sobre jggranado 61 Artículos
Soy fotógrafo porque el que ve mi fotografía me lo dice. Desde entonces lo soy y lo soy porque solamente hago fotos a tiempo completo, no hago nada más.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario