Raúl Casal, fotógrafo químico.

El acercarse a Raúl Casal como fotógrafo es todo un reto. Partiendo de mis principio como fotógrafo químico y ver cómo aun hay profesionales de la fotografía que no sólo se dedican a ello, sino que van mucho más allá atreviéndose con la fotografía primigenia, con los procesos elementales de nuestro arte como es el colodión, la goma bicromatada, la cianotipia y demás procesos químicos. Atreverse con cámaras de cajón y placas, herramientas de las que estoy segurísimo de que muchos fotógrafos modernos serían incapaces de tomar una fotografía mínimamente decente. Todo esto me llena. Gente como Raúl Casal, gente de la química, de la fotografía primera, las encontraréis de mi mano en cada número de Box Arts, porque si no conocemos los orígenes de los procesos fotográficos, jamás podremos entender bien el concepto de fotografía. Bravo Raúl por tu trabajo y gracias por compartirlo con nosotros.

José G. Granado.

En los tiempos que corren decidirse por la fotografía química y los procesos históricos con cierto grado de profundidad, es una apuesta arriesgada y esto conlleva asumir ciertas desventajas, renunciar a la inmediatez, hoy es como anclarse en el pasado y esto no es bueno a nivel comercial como profesional de la fotografía. Sin embargo, una pequeña fracción de mis encargos están realizados mediante procedimiento artesanal foto-químico en todos los pasos de su desarrollo.

Hay también una pequeña fracción de público que investiga y es crítico, sin embargo esta fracción es pequeña. Opino que este método de trabajo es ideal para procesos creativos y que permite, debido a su ritmo, la maduración de las ideas. No se trata sólo de hacer fotos con carrete y meterse en el cuarto oscuro, hay algunas confusiones con estas cosas según mi modo de ver, “ la técnica no hace a la obra”, el autor es el creativo. Soy bastante critico, primero conmigo mismo y también con el entorno de la fotografía creativa. Hay cuestiones que es mejor pasar por alto. Existen debates abiertos, que ya han pasado a la historia y me gusta alejarme del dogmatismo, pues a medio plazo, se convierte en una barrera.

Algunas cosas están cambiando, aunque parezca extraño, hay cierta demanda de obra fotográfica química, sobre todo a nivel de grandes ciudades. Se abren estudios de retrato al colodión en Europa y España, muchos jóvenes se interesan por ello. Se imparten talleres especializados de laboratorio de blanco y negro, copias al platino, gomas bicromatadas y otros procesos pigmentarios. Se recupera el uso de cámaras técnicas y placas, para determinadas exigencias, así como también patentes de viejas emulsiones para reintroducirlas en el mercado, etc…

Hubo un gran debate a partir del año 2000 que duro al menos cinco o siete años quizás más, corrieron ríos de tinta, sobre el apocalipsis de la fotografía química. Parece ser que quince años después, se ha reagrupado y se ha convertido en una minoría que engloba a fabricantes, profesionales, usuarios y publico, sin perder de vista que la gran industria va por otros derroteros. Sin embargo, tal y como están las cosas hoy, se pone el suficiente empeño y dedicación. Es posible hacer una fotografía totalmente al margen de la industria fotográfica sólo usando las materias primas fundamentales luz y química.

Dejando ya un poco de lado la metodología que cada uno escoja y hablando más de los contenidos, por mi parte, mi gran pasión durante años fue el retrato. Gracias a ello conocí el medio, durante unos años lo deje de lado y me sumergí en el paisaje, sobre todo de espacios naturales, esto me ha proporcionado grandes alegrías y también decepciones, estas ultimas también son fundamentales, son necesarias según dicen, para superarse.

Suelo hacer composiciones de pocos elementos y fáciles de visionar. En realidad persigo imágenes icnográficas que son recreaciones de las que ya existen, soy bastante poco expeditivo en cuanto a los contenidos y me gusta que las imágenes transmitan de manera directa sin complicaciones visuales y que no den desasidas pistas arguméntales tendiendo a la sencillez. Me gustan muchos fotógrafos clásicos paisajistas y el pictoralismo, me parece un gran pozo de conocimiento. Yo me atrevería a decir que no esta suficientemente estudiado y recomiendo a todos que hagan una pequeña inmersión, especialmente a los fotógrafos.

Hoy día trato de compaginar la fotografía comercial, con la fotografía digamos creativa. Dispongo de una galería web donde publico mi obra y algunas reflexiones. Comparto mi humilde conocimiento, tengo mi laboratorio y mis útiles para desarrollar mis procesos y también dispongo de un buen puñado de amigos que he encontrado en este camino fotográfico. Persigo la quimera, en la que algún día el arte fotográfico tenga un definitivo acercamiento al publico de a pie y que también este ultimo gran publico haga el esfuerzo de acercamiento al arte fotográfico, pienso que en algunos sectores está ocurriendo aunque corro el riesgo de verlo quizás con demasiado optimismo. Recomiendo a todos los interesados el acercamiento a la fotografía química, pues abre puertas a nuevas áreas del lenguaje fotográfico, es un campo enriquecedor y muy divertido, investigando un poco se encuentran técnicas que merece la pena practicar y sirven también para tener una alternativa paralela a las hoy convencionales.

Sobre jggranado 27 Artículos
Soy fotógrafo porque el que ve mi fotografía me lo dice. Desde entonces lo soy y lo soy porque solamente hago fotos a tiempo completo, no hago nada más.

Sé el primero en comentar