Gabriel José García García (Fotógrafo)

Entrevista a Gabriel José García García (Fotógrafo)

Marzo de 2020

Muy tarde viene esta entrevista, para tan grato momento.

Que hablar de Gabriel José García García, Gabi. Uno de mis más altos referentes fotográficos sobre la fotografía del retrato de viaje.

Gabi cayó en las redes de SOLARTE hace ya casi un quinquenio y desde entonces es uno de los bastiones fuerte que la mantiene. Fotógrafo sutil, pausado, delicado y con un ojo fotográfico capaz de las más finas de las fotografías.

Aprovechemos la confianza y démosle fuerte a las cuestiones, disfrutemos de Gabi.

  • Gabi, vamos a destripar tus visiones, empecemos por tus trabajos más significativos y que has publicado y/o expuesto. Sobre el Baúl de Ulises.
  • ¿Lo pensaste como proyecto o surgió por inercia? Cuéntanos sobre él, su composición, su estructura, su recorrido, su futuro.

El Baúl de Ulises como proyecto, surge de un modo natural. Es un proyecto sobre los viajes que estoy realizando desde hace años. Cuando comencé a viajar siempre una cámara me acompañaba, pero solo para hacer fotos de recuerdos del viaje sin más pretensiones.

Un día todo eso cambió. Fue a raíz de conocer a Armando, un fotógrafo y buen amigo ahora, que vio las fotografías de mis viajes y comenzó a ver en ellas cosas que yo no veía: encuadres, luz, temática… y a base de charlas con él se me abrió un “mundo fotográfico nuevo”.

Coincidió esto con el arranque de la fotografía digital, y yo que nunca había pisado un laboratorio de blanco y negro, comencé, en plan autodidacta, a sumergirme en este mundo y a editar mis fotos.

Y las fotografías que hacía en mis viajes fueron cambiando.

En el año 2005 visité Senegal con mi primera cámara digital y, ni me podía creer los retratos que estaba haciendo. A la vuelta surgió la idea de comenzar este proyecto.

No hay una estructura prefijada, ni sé el recorrido que tendrá. Mis viajes responderán a esa cuestión. En el 2015 y 2016 hice dos exposiciones de este proyecto. También en 2018 la “Galería Puntociego” publicó un libro sobre este trabajo. Y ahora estoy enfrascado en un proyecto sobre Oriente, un nuevo capítulo de este “Baúl de Ulises”, que será presentado en mayo, si el coronavirus lo permite, en la sede de Solarte.

  • ¿Por qué Ausencias?
  • ¿Por qué exposición de este proyecto?

La idea surge en medio de una crisis personal, allá por el año 2009.

Al remirar las fotografías que llevaba haciendo todos estos años, y noto que hay muchas que reflejan el sentimiento de la ausencia, o yo lo sentía así. También observaba en ellas una estética particular, influencia de los “spaguetti western”, que desde niño veía en el cine de mi tío Enrique. Yo creo que ese sentimiento y puesta en escena de los “spaguetti” se proyectaron, de un modo totalmente inconsciente, en algunas de mis fotografías. Y no me había dado ni cuenta hasta ese momento.

A partir de ese momento tomo conciencia de lo que estaba haciendo y comienzo a elaborar durante casi 10 años, este proyecto, con fotos que reflejaran ese sentimiento y esa estética. Y me di cuenta que era algo muy personal, que hablaba de mí. En 2018 presenté el portfolio al Área de Cultura del Ayuntamiento de Cádiz y me dieron la oportunidad de presentarlo en el Castillo de Santa Catalina. Fue muy emocionante. Ni en mis mejores sueños me imaginaba algo así.

  • Con el vuelo de Ícaro cambia el tema
  • ¿Ahora, por qué el retrato? Cuéntanos el desarrollo de este proyecto y por qué.

El retrato siempre me ha acompañado, incluso cuando hacía mis primeras fotos de viaje.

Este es el primer proyecto de retratos que emprendo, y además con una temática diferente al retrato de viaje. Y es un trabajo muy querido por mi.

Durante años estuve madurando la idea de hacer retratos a alumnos-as de mi instituto que plasmaran su evolución física y emocional en su recorrido por la Secundaria. Y ahí estuvo años en mi cabeza, pero no me atrevía a llevarlo a cabo. No sé si era pudor, miedo a enfrentarme a algo nuevo, o el no querer fotografiar a mis alumnos y alumnas, que me conocían solo como su profesor de Historia. No sé… y tampoco importa mucho. El caso, es que una mañana del 2015 me desbloqueé y me fui a hablar con el director de nuestro Instituto. Le conté la idea, le pareció genial y me apoyó en todo momento, incluso para exponer en el centro, los retratos que iría haciendo año a año. Y ahí comenzó todo. Fotografié a 15 alumnos y alumnas desde 1º a 4º de la E.S.O. en un estudio improvisado en el Aula de Ciencias naturales. Yo jamás había hecho fotografía de estudio. Montamos unas sabanas blancas, luz natural y al lío.

Fue admirable su compromiso y su entrega durante cuatro años, así como su valentía para exponerse ante sus compañeros y compañeras del centro.

  • También hiciste una exposición de este proyecto y me consta que el desarrollo de la misma fue muy emocionante
  • ¿Qué supuso esta exposición para ti y para los chicos?

Pues ya te puedes imaginar Pepe. Fue, como tu dices, muy emocionante.

En el curso 2018-19, el tercer año que montábamos nuestro peculiar estudio, Zoraida, coordinadora de actividades culturales, me habló de la idea de exponer el proyecto fuera del instituto. A mí me pareció genial, claro. Ella se puso en contacto con la Concejalía de Educación de Cádiz y consiguió formalizar, con mucha paciencia y perseverancia, una entrevista para que les presentara el proyecto. Y gustó mucho, y meses después me proponían exponerlo en Santa Catalina. Bueno… yo “flipaba”, estaba en una nube. Un año después volvía a exponer allí . Alucinante para mí. Y, además fotografías de mis alumnos. Ellos fueron los verdaderos protagonistas.

Esta exposición me dio seguridad para emprender otros proyectos de retratos en estudio. Y sobretodo, me permitió conocer a mis alumnos-as desde otro sitio, y ellos, a mí también por supuesto.   Para mí estar con ellos y ellas en la inauguración, y en Santa Catalina fue un sueño hecho realidad. Yo estaba realmente conmovido, casi al borde de las lágrimas. Aún me emociono ahora al recordarlo.

  • Siguiendo con el retrato, háblanos de “El Hilo de Ariadna”
  • ¿Por qué ahora retratos de mujeres?
  • ¿Qué sentido le has dado al proyecto?
  • ¿Qué futuro le tienes previsto?
  • ¿Seguirás con el proyecto o lo das por acabado?
  • ¿Cuál fue tu relación con las modelos?

Todo parte de una “Quedada fotográfica”, allá por el año 2016, a la que tú me invitaste y animaste a ir. Yo tenía resistencia. Nunca había hecho fotos a modelos. Aunque ya había comenzado “El vuelo de Ícaro”, eso de fotografiar a mujeres posando era otra historia… De vuelta a casa se me ocurrió la idea de hacer retratos de mujeres de todas las edades desde la pubertad a la vejez, pero no desde el posado, que al fin al cabo es una teatralización de emociones, o al menos así lo veo yo, sino desde la expresión genuina de su mundo emocional. He estado casi 3 años haciendo sesiones de fotos. He terminado la selección, que no es fácil, porque ha sido muchas las mujeres que han colaborado en este proyecto. Fueron unas verdaderas valientes al ir a casa de un desconocido y a lo que este desconocido le proponía.  Y después vendrá la edición y la presentación del trabajo, a ver si consigo exponerlo.

            Mi relación con las modelos fue muy buena. Ellas se sentían cómodas que era mi objetivo principal. A partir de ahí todo fluía de un modo muy natural. Cada una de ellas se llevaba todas sus fotografías. Elegían la que ellas querían para subirla a mis redes sociales, para ayudar a difundir el proyecto. Por mi parte solo mostraré, si alguna vez hago la exposición, una foto. El resto de las fotos nunca las enseño a nadie por respeto a su intimidad.

El proyecto está finalizado. Ya he seleccionado 50 fotografías.  

Ahora quiero iniciar un nuevo proyecto de retratos sobre chicos y chicas cosplayers. Estoy madurando la idea y pronto comenzaré las sesiones.

  • Háblanos un poco del resto de tus exposiciones personales y colectivas.

Mi primera exposición la hice en el 2006 en la sala “Paréntesis”, que entonces había en el Aulario de la Bomba.  También expuse en FOTORUTAS (Sevilla) y FOTONOVIEMBRE (Tenerife), y algunas más en la provincia de Cádiz, hasta las últimas que hemos comentado.

He participado en dos colectivas con mis amigos y amigas de Solarte, Y ahora estamos preparando otra sobre Bucovina. También participé en dos colectivas que organizó “Galeria Puntociego” en la Sala Rivadavia y en el Baluarte de la Candelaria, aquí en Cádiz

  • La poesía entra dentro de tu mirada fotográfica y la podemos ver en tu libro coeditado con Hermindo M. Piñero, El disfraz de Platón.
  • ¿Cómo fuisteis capaces de esa maravillosa combinación poética
  • ¿Qué conclusiones sacaste de él?

Pues, todo surge por azar. Hermindo, poeta, al que yo conocía, fue a la exposición de “El Baúl de Ulises”, y después, tomando unas cervezas me comentó si le podría mandar una foto para hacerle una poesía. Y me pareció estupendo. Y la cosa fue a más…

            Después, durante dos años, por email le mandaba una foto nueva y el me mandaba la poesía que había escrito para ella. Y así de esa manera se fue fraguando el libro. De un modo muy natural y armonioso. Para mi era emocionante ver mis fotografías acompañadas de los maravillosos poemas de Hermindo. Me hizo un gran regalo.

            El resultado de mi mirada y sus palabras es el libro, que nos auto editamos.  Fue una experiencia muy gratificante que me permitió compartir con Hermindo momentos muy especiales.

  • En la actualidad ¿Qué significa la fotografía para ti?

Ufff, esa pregunta me es difícil responderla. Por que no tengo una respuesta clara.

De alguna manera, creo que me expreso a través de ella y me permite conocerme un poco más, con mis luces y mis sombras.   Y cada vez soy mas consciente que cuando las personas permiten que las fotografíe me están haciendo un reglazo, por que al fin y al cabo las estoy invadiendo. Igual yo no lo permitiría. Son muy generosos.

Cambiando de perspectiva, opino que la fotografía está en un periodo de transformación y hay que prestar atención a las nuevas generaciones y su lenguaje fotográfico. Yo al menos, intento aprender de ellos, por que mi estilo es más clásico. Será la edad, jajajaja. Hay que estar atento a lo nuevo.

  • ¿Viaje para fotografiar o fotografía para viajar?

            Viajar me permite fotografiar realidades lejanas y fotografiar hace que viaje de otra manera, con otra mirada. Así que desde hace unos años esos dos conceptos van unidos.

Lo que he aprendido es que las emociones son las mismas aquí, en Cádiz, que en cualquier rincón perdido del mundo. Eso lo compartimos todos los seres humanos más allá de costumbres, culturas, razas, religiones, etc. Es la reflexión que saco de todos estos años viajando.

  • ¿Seguirás con el retrato?

¡¡¡Claro!!!

Me encanta hacer retratos. Conectar. Seguiré haciendo retratos en la calle, en mis viajes, buscando encontrar ese instante mágico donde dos desconocidos, desde un sitio antagónico, yo que miro y él o ella que se deja mirar, conectan de alguna manera. Cuando sucede, para mi es algo fascinante. Es un instante de complicidad. Por este motivo no suelo robar retratos. Me gusta que miren a la cámara, para después intentar conseguir el objetivo final, que dialoguen con otras personas que vean el retrato. Al fin y al cabo, es una manera de comunicarse tres desconocidos.

También seguiré con los retratos en estudio. Al mismo tiempo que edito las fotos de “El hilo de Ariadna”, comenzaré a realizar las sesiones del proyecto del que te hablé sobre Cosplayers.

  • Has cambiado el formato en tus nuevos trabajos
  • ¿Por qué ahora el formato antiguo 1:1?

En estudio sigo trabajando con el formato 4:3. Pero en viajes, es cierto, que he cambiado al formato que dices. La respuesta está otra vez en el azar. Viajaba por Myanmar en 2017, estrenando una cámara nueva que me permitía trabajar con ese formato y no le había prestado atención. Y, un buen día, pues lo puse y comencé a disparar. Y me sentía tan cómodo encuadrando que, desde ese día, ahí sigo con el formato cuadrado. Y mis fotografías, claro, han cambiado.

  • ¿Qué significa para ti el colectivismo?

Esta pregunta la voy a responder pensando en Solarte, que es al único colectivo en el que he participado. Siempre he ido por libre. Y un buen día, pedí entrar en Solarte.

Creo que es importante una cierta conciencia de la importancia de los colectivos en cualquier esfera. No solo, a efectos de conseguir logros sociales, políticos, o de cualquier tipo. También el colectivismo permite conocer gente que te pueden aportar cosas importantes, y también te hace madurar en la relación, para bien o para mal, con los otros.

  • ¿Por qué Solarte y qué significa para ti?

Conectando, Pepe, con la otra pregunta decir que empecé a tener la necesidad de entrar en una asociación de fotos. Salir de mi “isla”. Y a través de mi amigo Armando, que era miembro de Solarte, pedí mostraros mi trabajo a ver que os parecía. Y desde hace cinco años estoy en nuestra asociación.

Pertenecer a Solarte me permitió salir de mi “burbuja fotográfica” y conocer a otros fotógrafos y fotógrafas, que ahora ya son amigos y amigas. Conocer su trabajo, sus reflexiones, sus experiencias, sus sueños…   me ha enriquecido. Me han aportado y me aportan muchas cosas, no sólo en el plano fotográfico sino y, sobre todo, en el personal.

  • ¿Te gustaría que los jóvenes a los que le inquieta la fotografía se afiliasen a las asociaciones, qué harías tu para incentivarlos?

A nivel general, quizás habría que habilitar lugares para que los jóvenes tuvieran la posibilidad de encontrarse de modo asociativo y que pudieran, a partir de ahí, gestar proyectos. Es complicado si no tienen un lugar donde reunirse.

            A nivel fotográfico, no tengo ni idea como hacer para que los jóvenes se afilien a asociaciones. Lo que si se, es que es muy sintomático que, en reuniones, quedadas, congresos, asociaciones, etc…, la edad media sea muy elevada. No sabría decirte si en torno a los 50, o a los 60. Lo que si que es cierto es que hay pocos jóvenes. En algún lado tienen que estar. O van por libre como iba yo. O no les interesa lo que les ofrecemos. Igual se mueven mejor por las redes sociales. Ni idea. Como te dije anteriormente Pepe, no tengo respuesta.

  • Un fotógrafo como referente.

Decir uno es difícil para mi. Así que te hablare de Avedon, Sander, García Alix, Salgado, García Rodero, Navia, Nan Goldin… por decir algunos. Soy muy ecléctico.

  • Un fotógrafo de tu entorno que te llame la atención.

Pues Cristóbal Trujillo. No hace mucho que lo conozco, pero me parece un fotógrafo acojonante, además de buena gente.

  • Un fotógrafo de tu entorno al que le auguras buen futuro.

A Cristóbal, y a Carlos de la Torre y a ti.  Vuestro último trabajo inspirándoos en los grabados y pinturas de Goya me dejó pasmado.

Sobre jggranado 35 artículos
Soy fotógrafo porque el que ve mi fotografía me lo dice. Desde entonces lo soy y lo soy porque solamente hago fotos a tiempo completo, no hago nada más.

Sé el primero en comentar