Eva Monllor

Entrevista a Eva Monllor (Fotógrafa), febrero de 2020
Eva Monllor es una artista multidisciplinar madrileña, dedicada especialmente a la fotografía y a la docencia. Fotógrafa con un largo recorrido del que aquí voy a prescindir dado lo dilatado del mismo. Si que voy a mencionar que su trabajo es excepcionalmente brillante e intuitivo, que llena los sentidos a su espectador. Su obra publicada y proyectos son de largo recorrido.
Para mi, como fotógrafo humanista, me interesa mucho su trabajo y estilo pues éste se basa principalmente en el ser humano y su entorno, entre lo natural y lo artificial. Es un trabajo con mucho fondo filosófico que se pregunta por la realidad, para mi la filosofía, y si va unida a la fotografía, lo es todo. Así que manos a la obra y creo que en esta entrevista me aprovecharé de Eva.
Preguntémosle por ello
.


Tu trabajo se basa principalmente en proyectos ¿Por qué el proyecto y no la foto en sí misma?
Tengo muchas fotografías “sueltas” de momentos aislados José G. Granado. Lo que realmente pasa es que a veces pienso en lo que veo y eso me lleva a más fotografías. Es como cuando uno escribe, que empieza con una línea y acaba con un memorandúm. Depende mucho del género fotográfico que haga. A veces, la historia la cuenta una sola fotografía y en otras necesitas desarrollar esa historia para “contar mejor”, la historia tiene a veces tantos matices que tengo que enseñarlos.


Veo mucha reflexión en tus trabajos ¿Cómo llegas a esa reflexión, qué métodos cognitivos empleas para llegar a ella?
Desde siempre, desde que yo recuerdo… es algo que no puedo evitar, observo, escucho y me da por darle vueltas a las cosas, empecé haciendo dibujitos mientras pensaba con un lápiz de ojos, un boli, … ahí empieza todo. Ahora también fotografío con un móvil…, trabajo con lo que tengo a mano.
A veces me lo planteo antes y en otras ocasiones te encuentras un poco la historia. Por ejemplo, me fui un día a la Albufera y empecé a recorrerla y vi una moto abandonada en aquel lugar sin gente y me vino esa sensación que provoca el abandono, seguí caminando y no me crucé con nadie…y poco a poco durante el descubrimiento de ese lugar empecé a ver imágenes que me traían sentimientos y de ahí surgió “Sentimientos en b y n”. Es un poco ese el proceso…yo creo que también depende del momento personal y las necesidades de cada uno. El tema te llama y lo tienes que desarrollar. ¿El método? es que te salga, como dice mi amigo Graell, de las tripas. En definitiva, que expreses lo que te llame realmente sin pensar en exposiciones ni en nada así.


El hombre y su entorno en lo natural y lo artificial ¿Desarróllanos esa idea, esa filosofía? ¿cómo comienza a gestarse en tu pensamiento?
¡Corres peligro! Jajaj ya has visto que me enrollo mucho. Bueno, bromas aparte. Creo que surge de una gran lección de vida y de optimismo que nos dio mi madre luchando contra una dura enfermedad. Siempre veía el lado bonito y positivo de las cosas, le brillaban los ojos y transmitía esa alegría ante las pequeñas cosas. Lo que nos rodea es maravilloso y andamos un poco por la vida sin mirar, sin apreciarlo. ¡Hay belleza en cada rincón natural o no, está ahí y cuando lo ves… te da un subidón! Y no hace falta irse a un país exótico que está muy bien. Se encuentra en tu casa, en la jardinera, en los cacharros de la cocina. En todo lo cotidiano creo que podemos ver algo extraordinario y a mí, me gusta enseñarlo.


El concepto minimalista también lo tienes muy en cuenta ¿Por qué, según tú, hay que simplificar todo a lo mínimo?
Cuanto más sencillo mejor, creo yo… está bien lo barroco, no digo que no, pero a mí me gusta que el mensaje sea claro y lo menos ambiguo posible en comunicación visual es importante.
Que el mensaje lleve a cada uno a interpretar o ver, pero de forma sencilla y lo más directa posible. Hay un principio en publicidad que dice que un anuncio debe ser percibido y crear impacto en el transcurso en el que el receptor pasa la hoja del periódico o de la revista y este debe recibir el mensaje. Una fotografía debe, creo yo, ser igual. Debe de tener la capacidad de impactar rápidamente y hacer que vuelvas atrás “la hoja” o te pares a disfrutarla.


Me interesa también tu visión por lo cotidiano ¿Cómo miras tu esa cotidianidad, de lo que te rodea o vas más allá?
La verdad es que me gusta observar lo que me rodea. ¡La gente, las cosas… y con las cosas es que me gusta tanto acercarme y ver lo que
esconden! De pequeña miraba el gotelé cuando me castigaban y me lo pasaba bomba “viendo” cosas, osos, arbolitos…etc.…y así se me pasaba el tiempo volando. Entre eso y que soy muy miope…
Si te fijas, en lo cotidiano siempre hay algo extraordinario. Si paseas por la calle hay mil historias… El otro día vi seis niños marroquíes con una señora mayor sentados en dos bancos en Bravo Murillo (una gran avenida en Madrid) pasadas las nueve, comiéndose un bocadillo con el papel albal enrollado como cuando íbamos de excursión al campo, ¡con una cara de felicidad!, montones de personas pasaban sin reparar en ellos… ¡que fotografía!. La felicidad plena reflejada en esas caritas. Hay mil historias que contar en lo cotidiano.


Esta pregunta bien a colación de la anterior, tus sentimientos ¿Cómo eres capaz de plasmar lo que sientes en una fotografía, echas mano de la poética quizás?
¿La verdad? No, la verdad es que no lo pienso. Ni me lo planteo. Lo veo, me llama y lo hago. Creo que cuando uno pinta o hace fotografía o cualquier otra disciplina, si se siente de verdad, se nota. Esa energía la notas cuando ves ese trabajo. Yo me emociono mucho con el trabajo de muchas personas.


Es raro que un fotógrafo no se atreva con el retrato, tú tampoco ¿Por qué la mirada?
En el trabajo del que me hablas, sí me centré en esas miradas. La mirada, dicen, que es el espejo del alma y los ojos transmiten mucho. Y cuanto menos preparado mejor. No me gusta que la gente pose. Me gusta que me digan quienes son sin preguntar y en la mirada espontánea, sin posado, se ve. Sobre todo en niños que dejas a su aire y en animales.
  

La naturaleza ejerce un atractivo para nuestros sentidos, más aún las flores. Sin embargo, a ti se te ocurre mostrárnoslas en blanco y negro, cosa fuera de lo común ¿Piensas que eres un fotógrafo fuera de lo común? ¿Porqué las desprendes de su más preciado don, el color, para llevarla a la abstracción y quitarle su naturaleza?
¡No jajaja! ¡Qué va, que barbaridad! Soy de lo más normal.
Respecto de las flores, verás… yo muchas veces tengo flores en casa, y a esas la miraba…y remiraba y me sugerían trazos delicados sobre blanco, eran de color blanco, pero no fue por el color. Quería remarcar lo de los trazos, para mí era como cuando dibujas con carbón, ya
sabes que yo dibujo y pinto y, quizás, sea por eso. La cabra tira al monte o eso dicen…


¿Cómo te expresas mejor, en color o prescindiendo de él?
Pues, depende.
Empecé en blanco y negro en analógico.
Lo mío es el color, pero hay veces que necesito descontextualizar el significado de las imágenes del significado añadido que tiene el color para mostrar lo que yo quiero. Me siento cómoda con ambos.

He estudiado los presupuestos básicos de la fotografía Miksang ¿Es posible que queriendo o simplemente por intuición las hayas hecho tuyas?
Pues…lo he buscado (Miksang)…que cuando me lo has preguntado me he sentido un poco analfabruta. No, realmente hago lo que me sale. Llevo así siempre. En bellas artes todos pintaban el bodegón de la manzana en la silla y a mí me daba por pintar solo una parte. Puedo pintar la manzana tal cual, pero me divierte más abstraer la manzana o lo que sea, enseñar ciertos aspectos de lo que veo. No me planteo ciertas cosas “místicas”, como te dije, me llaman o no me llaman.


¿Eres de los clásicos que no les gustan mezclar formas, temas, color y blanco y negro, formatos y demás?
¡Por mezclar…si vieras ahora a lo que le estoy dando vueltas! Me gusta mezclar, ahora, creo que hay que mezclar con sentido y siempre que lo permita el discurso. ¡Si es coherente adelante! Lo que ocurre con esto es que es como los desnudos del cine español de la transición, gratuitos. En ellos que decían : “lo exige el guion” ,… Oiga, pues no! O viene a cuento o no.
Lo que me horroriza es el tratamiento digital gratuito y esas cosas que hacen de la foto en blanco y negro con el ramo en color….ya me entiendes, y los falsos HDR…Eso, eso es como lo del desnudo por exigencias del guion, que “no sabemos si había guion”.


¿Qué equipos sueles utilizar en tus trabajos?
¡De todo! ¿Se puede “pintar con luz”? ¡Pues a por ello! Un escáner, una cámara estenopeica, una lomo, un móvil, una Nikon, una Fuji,…Y de los objetivos si te permiten acercarte, mejor. Mi ilusión es fotografiar con un microscopio profesional.


Te atreviste con la publicación ¿Háblanos de Quimera, Geometría urbana, Paisajes inventados y Paisajes inventados orgánicos?
Quimera es un proyecto que empezó a partir de que leí en un concurso de fotografía que era obligatorio utilizar cuchillos, ese trabajo nunca lo envié (envié otro que premiaron). Me puse un reto que fue y sigue siendo divertido (hay segunda parte) y empecé a inventarme esas nuevas realidades con pajitas y cuchillos, a plantarme quimeras visuales, cosas que parecen pero no son y de ahí…el resto.
Los paisajes inventados es un poco más de lo mismo, no podía salir prácticamente de casa, mi perro había tenido una lesión medular y eran 24 horas con él, y querían unas fotografías para un proyecto para el ANIGP-TV con móvil comisariado por Antonio Graell. Le dije a Graell que me buscase bichos o algo con color y se presentó con una bolsa gigante llena de placas base de ordenador… Y le dije, – es marrón y feo! Y me dijo pues…- búscate la vida no tengo nada más. Total, que empecé a darle vueltas con el macro y a mirar los circuitos etc. y me recordaban vistas aéreas de paisajes y le añadí luz de color y de ahí salió. Y entre acto me asomaba al balcón de casa y miraba con el macro en las jardineras, había una colección de pequeños cactus de esos que venden a un euro…y de ahí salió Paisajes inventados orgánicos.
Simultameamente, en pequeños trayectos para ver a mi perro al hospi veterinario y llevarlo y traerlo a la rehabilitación, en las esperas, pues iba buscando color y formas en la arquitectura y nació Geometrías Urbanas, aunque realmente esa idea menos desarrollada ya se ve en Arquitectónicus que es muy muy anterior. Total, que al final acabé presentándole a Antonio Graell para ese proyecto de PHOTOHONE tres proyectos. Geometrías Urbanas, Paisajes inventados y Paisajes inventados orgánicos. ¡Cuando recibió tanta foto casi se desmaya!
Al final es un poco lo mismo, encontrar unas realidades en otras.

Además de ser un trabajo ¿Por qué dedicarte a la formación de fotógrafos? ¿Qué tienes que aportarles a los noveles? ¿Aconseja a los que no pueden acceder a tus clases?
Pues todo empezó cuando estaba en la carrera, me ofrecieron dar un curso en un centro especial de educación de adultos en una zona desfavorecida de fotografía analógica. Una experiencia muy enriquecedora y divertida y también que me daba para comprar ciertos materiales sin pedir en casa. Y de ahí surgió, creo que he compaginado siempre con mi trabajo aun cuando estaba en publicidad y marketing el dar cursos. Me gusta y me aporta más de lo que yo doy, me enriquece mucho la ilusión de la gente sobre todo en cursos de un año. La verdad, ahora que pienso, siempre he dado clases alrededor del tema color y composición.
En fin, … no sé si aporto mucho yo, espero que algo. Intento que vean que el color es mucho más que hacer fotografías a color, que tiene su lenguaje propio y para añadirlo a lo que saben deben conocerlo para sacarle partido ya sea en fotografía de calle o en estudio.
¿Qué aconsejaría? Que menos es más siempre y con el color también que vean mucho arte y sean ellos mismos.

¿Alguna aventura y desventura en las fotografías que publicas?
Jajajaja! Sí, pero… no merece la pena mencionarlo aquí. Hay gente con poca imaginación y personalidad propia. Prefiero acordarme de las cosas que me dicen en privados como lo que les llega de mis fotos o lo que les transmite. No hay nada más bonito que alguien te escriba y te diga que le has transmitido tal o cual emoción, o que han empezado a mirar con otros ojos.


¿Cómo nació tu relación con la fotografía? ¿Por qué has elegido esta disciplina para tu trabajo personal siendo artista multidisciplinar?
Pues…con ocho años me regalaron unos reyes una kodak. No creo que se revelase ningún carrete o yo no lo recuerdo. Luego me prestó su cámara mi padre durante la facultad. Pero siempre he estado a caballo de todo, depende del momento he hecho una cosa u otra o simultáneamente. Pero lo retomé casi en exclusiva en mi época de Valencia cuando me la llevaba realmente a todas partes, cuando salía de fiesta también y ahí, ya no la solté. Casi el 99,9% de mi trabajo es ahora fotografía.

¿La fotografía artística sale a cuentas?
La verdad, ni en este género ni otro. Se valoran más otras disciplinas artísticas. Y hoy, se ha democratizado mucho la fotografía, incluso en publicidad, antes había mucho trabajo pero ahora entre los bancos de imágenes y que con la digital hay mucho fotógrafo. A pocos realmente le sale rentable.

Tu lema
Buf! Difícil. No sé si tengo uno realmente.
Haz lo que te divierta y te salga de dentro.

Sobre jggranado 35 Artículos
Soy fotógrafo porque el que ve mi fotografía me lo dice. Desde entonces lo soy y lo soy porque solamente hago fotos a tiempo completo, no hago nada más.

Sé el primero en comentar