Entrevista al fotógrafo Rafael Jimeno (Reynus Sánchez) Alias el fotografisto.

Entrevista al fotógrafo Rafael Jimeno (Reynus Sánchez) Alias el fotografisto.

 febrero 2020.

Aquí yace Reynus Sánchez, el alter ego de Rafael Jimeno, El mismo que creó a Reynus y el mismo que le dio muerte.

Así comienza la presentación en su web Rafael Jimeno (Reynus Sánchez, El Fotografisto), fotógrafo que no tiene solamente una vida como vemos, sino que a modos del Dr. Jekyll, crea a su Mr. Hyde y en cada detalle de su obra nos sumerge en un universo de infinitas lecturas que nos hipnotiza.

Aquí traemos este fotógrafo especial, una entrevista que nos hubiera gustado haberla realizado en una grabación y publicarla a través del Podcast. Y es que entrevistamos genuino Reynus Sánchez, fotógrafo de referencia en el mundo virtual por su grupo El Club del Raw Solitario. Este Onubense que demuestra talente y empuje en cada una de sus fotos y que considero no sólo que tiene un fantástico trabajo, sino también por el impulso que logra del mismo a través de las redes sociales e Internet.

Hablamos de un fotógrafo que imprime carácter en todo lo que hace, del que conviene hacer hincapié que es de los pocos que conozco que comparte no sólo su buen hacer y su experiencia, sino también se preocupa, y mucho, por el de los demás.

Su máxima:

THE LONELY RAW CLUB
La Fotografía ha Muerto… ¡Viva la Fotografía!

  • ¿Hay que tomar a Reynus Sánchez al pie de la letra?

No, al pie de la letra no, pero dice cosas muy serias. Así que dejaré que sea el propio Reynus el que responda.

  • ¿Cómo defines tu estilo fotográfico?

Normalmente no lo defino, pero ya que me preguntas, te puedo asegurar que es un estilo perfectamente cambiante en apariencia, pero con unas raíces estéticas y conceptuales muy profundas. Estoy seguro de que una foto mía se puede reconocer como mía sin gran dificultad. Creo.

  • ¿Cuál crees que es la principal virtud para poder desarrollarse como fotógrafo?

Pues depende, evidentemente, de lo que el fotógrafo quiera desarrollar de sí mismo, de lo que quiera él transmitir al plasmar, pensar, ver, capturar, atrapar, guardar, congelar una imagen. De si es sólo es una imagen o es un pensamiento o un momento concreto en el tiempo o un sentimiento… o pura estética o técnica pura.

  • ¿Piensas que tener un estilo puede ser un indicio de madurez en cómo fotógrafo?

El estilo es una cosa muy seria. Es tan importante que yo tengo varios… Bueno, en serio, por supuesto el estilo indica madurez porque suele revelarse después de haber hecho un buen puñado de fotografías. De la misma manera, un zapatero artesano deja su impronta en su trabajo. A los artistas también les pasa.

  • ¿Se podría decir que el punto de partida de tus fotografías es mental o vienen de ideas independientes o localizaciones que descubres…?

Sí, por supuesto que se podría decir. Unas las veo antes de que existan y me veo forzado a recrearlas, otras surgen como desarrollo de una idea en forma de proyecto. Y salir a la calle con los ojos puestos, mirando y viendo, preguntándose… componiendo mentalmente. Pintadas, olas, barcas, cielos, grietas, paredes, suelos, gente en distintas situaciones: adelantarse a lo que va a suceder. La videncia es esencial para el fotógrafo, disparar antes de que ocurra y cuando está ocurriendo no lo ves.

  • ¿Cómo te organizas el proceso creativo?

Mal, muy mal. Un perfecto desorden. Impulsividad y anarquía absoluta, nada de organización. Un auténtico caos.

  • ¿Qué porcentaje de creatividad tiene que ceder en el trabajo fotográfico actual en favor de otras cualidades requeridas por las modas actuales?

Ciertamente, para mí, prima la creatividad. Por lo menos en mi fuero interno… además, no lo puedo evitar. Las modas son tan volubles. No cedo un ápice. Si acaso cedo creatividad es para que no interfiera con la comprensión de la imagen en la que el concepto y el simbolismo están presentes.

  • La Fotografía ha Muerto… ¡Viva la Fotografía! ¿Entiendo que estás satisfecho con el trabajo que desarrollas? ¿Revisarías en qué forma planteas alguno de tus trabajos o te sientes plenamente identificado con aquellos?

No puedo negarme a mí mismo, aunque sea a través del tiempo. Lo que he hecho yo soy yo, para bien o para mal, en el pasado o en el presente. Y lo mucho o poco que me quede por hacer en cualquier cosa relacionada con el arte.

También es cierto que, de vez en vez, alguna obra de una época concreta vuelvo a procesar… pero sin negar el anterior acabado, que se corresponde con esa época, con todos sus defectos y, si corresponde, con alguna virtud.

El tiempo es el mejor crítico de arte, es el que pone a cada cual en su sitio inexorablemente.

  • ¿Has crecido como fotógrafo con la fotografía digital o con la química? Y si es así ¿Qué diferencias intuyes que puedes encontrar entre ambas?

¿He crecido como fotógrafo?… De la fotografía química me gustaba el proceso químico del positivado. Poder trabajar en la foto desde que se tomaba hasta que salía en papel utilizando la luz para que mostrara lo que tú (en este caso yo) querías mostrar. Lo mismo que en la foto digital, pero ahora ahorrando mucho tiempo, muchos medios, mucho material, mucho ahorro de muchas cosas y mayor precisión.

  • ¿Qué crees tú que puede aportar a la fotografía el procesado químico?

(Sensaciones, ciertas satisfacciones… como coger un libro viejo lleno de polvo y poder leerlo con sosiego y tranquilidad a la luz del sol de media tarde. Sentir el papel entre los dedos y como estos se resecan con el polvo a medida que avanza la lectura).

Aportar conceptos y actitudes y acabar con vicios muy perniciosos. Economía en el disparo: tirar treinta y seis fotos para conseguir veinte en lugar de hacer trescientas para sacar diez. Minimizar o acabar con el uso de los plugins y los “revelados” estándar… Además, ¿Qué pregunta es esta?: la fotografía química y su procesado lo han aportado todo, todo y todo. Insisto, lo que han cambiado son las herramientas.

  • Sobre el futuro de la fotografía en Andalucía ¿Qué sensaciones tienes? ¿Y sobre tu futuro personal como fotógrafo?

No hablo del futuro porque, en mi condición de vidente, suelo acertar… y eso la gente se lo toma muy mal.

¿La fotografía en Andalucía? Veo un futuro hacia adelante y hacia arriba, aumentando en calidad a costa de perder idiosincrasia. Hay que aprovecharse de las propias herencias para hacerlas valer, creo.

¿Mi futuro personal? Cada vez lo veo más cercano. Se me hace corto, la verdad.

  • ¿Cómo ha sido, como es, tu experiencia con El Club del Raw Solitario? ¿Por qué ese llamativo y poético título? ¿Qué quieres conseguir con el grupo?

El Club del RAW Solitario… The Lonely RAW Club. Fantástica experiencia llena de satisfacciones ver convivir a fotógrafos buenos y muy buenos y aprendices que han evolucionado sin recibir ninguna lección… en un entorno amable libre de trolls y de superhumanos. Todos bien apretaditos en torno a un concepto, común denominador, como es el arte.

¿El nombre del Club?, surge como contraposición y por degeneración fonética de la corriente (en algunos momentos muy intransigentes) de no procesar los archivos crudos: los “del only raw” que pasó a ser “the lonely raw”. Tomó forma el Club con muy claros sentimientos, algo menos las ideas, aunque quedaron bien definidas en el Manifiesto del Club del RAW Solitario. Hace siete años nada más.

  • Como Rafael ¿Qué consejo te darías Reynus? ¿Y cómo Reynus a Rafael?

Al levantarse el telón puede verse el escenario totalmente vacío, oscuro y forrado de telas negras. En el centro hay un gran monitor vertical de unos dos metros de altura que emite una luz azulada.

Con un trueno ensordecedor comienza a sonar la Cabalgata de las Walkirias, la versión que suena el Apocalypse Now (helicópteros, bombas, ametralladoras…). cae un rayo justo delante del monitor y aparece un Reynus. Instantes después el mismo personaje se ve en la pantalla. Se miran y evolucionan haciendo gestos, al ritmo de la música, que resultan simétricos, como si de un espejo se tratara.

De repente un silencio.

RAFAEL. – ¡Déjame vivir! (amenaza con los puños desde dentro del monitor y cae postrado de rodillas)

REYNUS. – (Extiende los brazos con elegancia, cruza los pies y se pone de puntillas como una bailarina clásica) ¡Cómprate una vida!

Rafael deja caer la cabeza sobre su pecho y sus brazos se derrumban, abandonando toda esperanza. Mientras, Reynus dando saltitos de punta y complicados giros en el aire, avanza hasta desaparecer por el foro mientras cae lentamente el

TELóN

Sobre jggranado 34 Artículos
Soy fotógrafo porque el que ve mi fotografía me lo dice. Desde entonces lo soy y lo soy porque solamente hago fotos a tiempo completo, no hago nada más.

Sé el primero en comentar