Nando Sánchez

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entrevista a Nando Sánchez, fotógrafo.

Cuéntanos algo de cómo empezaste en la fotografía. Empecé desde que tengo memoria, siempre me gusto la fotografía. De hecho creo que debía estar por tercero de la antigua EGB cuando le pedía mi padre que me regalara la cámara que tenía él, una Werlisa Color, empecé con ella. Pasó el tiempo y dejé la fotografía un poco. Recomencé con la digital hace ya muchos años, casi desde cuando empezó, las cámaras podría tener unos 3Mp.

La fotografía ha sido la necesidad de dejar constancia de lo que uno ve. A mi me cuesta mucho el retrato, soy una persona muy tímida, entonces, el enfrentamiento directo al mirar a una persona me cuesta. Por lo que me he decidido más por el tema del paisaje o el bodegón, pero siempre pensando en capturar eso que estaba viendo, no solamente el momento, a lo mejor es la intención que le ves a una cosa, el doble sentido que le ves a otra. Siempre ha sido un poco fotografiar por necesidad más que otra cosa.

¿Entonces la fotografía es más el momento que tu ves y no que la piensas y la busca para fotografiarla?           Depende, creo que la fotografía lo es todo hay veces que uno va más estructurado a sacar la foto que quiere, como en el bodegón, y otras veces va a sacar lo que te encuentras por la calle, lo que te llama la atención, como mi proyecto de rostros encontrados que son desconchones. Yo a lo mejor voy con la idea de hacer otra cosa, pero veo un desconchón y lo añado al proyecto.

Pero tienes alguna ideas predeterminadas para hacer tus proyectos. Normalmente tengo los proyectos que están abiertos y están por ahí rondando y aparte, lo que salga.

¿Cómo te defines tú como fotógrafo?   A mi es que me ha costado mucho decir que soy fotógrafo, porque es una cosa a la que le tengo mucho respeto. Para mi, la fotografía es una cosa muy personal, es decir, yo siempre he hecho fotografía para mi, luego las enseño para que las critiquen, si gusta o no, para poder avanzar evidentemente. La fotografía siempre la he entendido como un acto, que aunque sea muy íntimo es público. El decir soy fotógrafo, aun después de tener el título superior en técnico de fotografía, me cuesta mucho, es algo a lo que le tengo mucho cariño y mucho respeto, porque lo que hago es lo que siento. Lo mismo estoy en un macro de naturaleza que en un paisaje, aunque sean menos, en un retrato. Yo creo que no podría definirme en algo concreto.

¿Te cuesta definirte como fotógrafo o definir tu estilo en concreto? Bueno, no sé si tengo un estilo en concreto, yo miro y busco la foto. A mi me encantaría que me dijeran que esa foto es mía, no se si tengo un estilo reconocible porque creo que eso va mucho también con la época en la que tú estés, pienso que se fotografía el exterior desde el interior, o sea, te tiene que llegar adentro para luego sacarlo. Una vez me dijo un profesor de fotografía, la verdad es que me encantó, que tenía una especie de inocencia a la hora de mirar. Jugaba mucho con la imaginación a la hora de buscar cosas. Es posible que esté un poco definido por ahí, porque la mayoría de mis fotos son amables, no son fotos crudas ni duras. Pero yo prefiero hacer fotografía y si alguien quiere definirme, que me defina.

¿La buena fotografía, según tu, se busca o se encuentra? Creo que se pueden dar las dos cosas. Hay fotógrafos que son cazadores, aunque no me guste mucho la comparación, de momentos, ven o se anticipan. Y otros que hacen bodegones, moda o cualquier otro tipo de fotografía más elaborada, porque la han pensado. Al final la fotografía es la imagen resultante, el medio por el que se acceda, ya sea paseando o creando, al final no importa tanto como que la fotografía en si sea buena. Supongo que ni lo uno ni lo otro.

¿Qué te motiva? La necesidad de dejar constancia de algo que he visto. Cuando veo una de mis fotos, yo sé las sensaciones que tenía cuando la hice y las motivaciones que me llevó a hacer esa foto, entonces la motivación realmente es todo, es un impulso a dejar constancia de cosas, a crear cosas también y la necesidad de compartir a otras personas lo que hago, aunque lo haga para mi. También me motiva el compartir mi visión del mundo. Pero si la fotografía no me llagara a llenar, difícilmente haría esa foto. Las fotos las hago para mi, que hay personas a las que les gustan, bien. Ahora se banaliza mucho con el tema de las redes sociales de lo que me gusta o no me gusta. Cuando no había Facebook, yo tenía un blog y no sé si tenía visitas y si las tenía eran de mis cuatro amigos no más, y yo seguía colgado fotos, porque yo pienso que te sale, como al músico o al pintor, se hace porque se necesita, no hay otra motivación que la propia necesidad.

¿Cómo influye tu mundo interior en la manera de ver el mundo exterior y en el momento de capturar la fotografía?           Influye bastante por no decir totalmente, el estado de ánimo hace muchísimo, es más creo que se nota. No hace mucho, no estaba muy contento y tampoco salía mucho a la calle, hacía fotos de sombras en casa, casi abstractas, de formas geométricas, jugando con la luz que entraba, era una especie de alegoría a cómo es un hábitat construido y la sensación de estar arropado pero a la vez de estar solo en casa. Cómo estés en ese momento influye muchísimo, incluso desde la primera foto en la que dices: “estoy harto, necesito salir, necesito cambiar”, tu mirada cambia. Yo tengo mis sitios mágicos donde ir cuando necesito desconectar y simplemente el hecho de hacer fotos. Es como el que va a pescar, lo bonito de ir a pescar no es traerse el pescado a casa sino echar el rato pescando. El cómo estés anímicamente influye porque al final lo que está modificando es tu forma de mirar el mundo. Si tu forma de mirar el mundo cambia, tu fotografía tiene que cambiar, si o si. Hay veces que coges fotos tuyas de archivo y dices ¿ Cómo puede hacer esta foto, como tuve esta mirada en este momento para ver esto? Lo mismo ahora pasaría de largo y no la haría, entonces creo que influye mucho. A mi cómo me siento anímicamente me cambia la forma de mirar.

Como tengo esa necesidad de hacer fotos, al final mi mundo interior influye en la mirada.

¿Cómo entiendes la tensión entre lo que permanece y lo que cambia en tu fotografía? Quizás lo que vaya cambiando sea yo pero lo que permanece sea esa necesidad, es decir, al final la foto la haces con todo tu ser. Aquella frase tan manida de Bresson de <<.. cabeza, ojo y corazón…>> yo creo que más, las vísceras también. Las fotos se hacen con todo, es decir, todo lo que te conforma como persona es lo que al final determina tu mirada y es lo que va a hacer que vayas cambiando.

Creo que sobre todo permaneces es la necesidad de expresarme a través de la fotografía, de hacer fotografía, que ya no se trata de hacer fotos bonita sino de ir contando una historia. Lo que va cambiando eres tu.

 ¿Crees que la técnica y la formación te hacen avanzar? Eso es indudable. Es una cosa que me fastidia mucho, pienso que se ha perdido el respeto o el saber apreciar las cosas, es decir, se pierde mucho la artesanía por el “artisteo”. El fotógrafo es como un ebanista, que debe saber primero las técnicas y luego podrá hacer el mueble que quiera, pero debe tener una base técnica. Toda arte viene del artesano y de saber manejar las técnicas. Hoy en día creo que no se valora el hecho de conocer las cosas. Por ejemplo, yo soy técnico superior especialista en fotografía artística, no me gusta la coletilla de “artística”. No me gusta porque creo que el arte no es una cosa que se pueda enseñar a crear. Te pueden enseñar técnicas con las que tú puedas desarrollar tu creatividad y en muchas ocasiones eso se ha perdido.

Desgraciadamente, en la fotografía hoy se valora muy poco al artesano y se busca más la fotografía consumible o una fotografía “artística”, que no considero que sea artística sino que se trata de justificarse tras un concepto.

             Es importantísimo tener una técnica, con formación reglada o no, pero necesitas una formación, sobre todo si quieres avanzar. Necesito aprender.

¿Tienes algún fotógrafo o pintor que te influya más o en general vas cogiendo referencias de todos? Me gustan tantos, por ejemplo, le tengo mucho cariño aquí a Julián Ochoa, me encantan sus retratos, también a Alfonso Vásquez, el blanco y negro que tiene es brutal. Disfruto tanto viendo fotografías que me marcan por igual gente desconocida o que famosos. Por decir clásicos, diría casi todos.

¿Dijiste antes que el retrato no era tu fuerte, cuál es la condición necesaria para descubrir la esencia de la persona que estás retratando y cómo tienes tu la relación con ella? Si, me cuesta por timidez, en realidad me cuesta todo. Para mi el retrato es mucho más duro que el desnudo.

Considero que puede ser el conectar y que la persona conecte contigo. Tiene que haber una mínima complicidad entre el fotografiado y el fotógrafo y el fotografiado se tiene que sentir, sobre todo, cómodo. Que haya una mínima conexión para que la persona se de con naturalidad.

También opino que hay algo de mito en eso de retratar la esencia del retratado, como decía Joan Foncuberta <<… pon a diez fotógrafos delante del mismo paisaje y verás como cada uno hace una cosa distinta…>>. Si quedamos que cada uno va a sacar una cosa distinta de algo inamovible como es un paisaje, imagínate de una persona.

La tienes que conocer muy bien para decir que ese retrato es la esencia de esa persona. Opino que en un retrato puede haber mucho más del fotógrafo que del fotografiado. Pero tiene que haber esa conexión para que sea creíble, potente.

            Para poder retratar la esencia de una persona creo que tendría que ser una especie de proyecto en el tiempo.

 ¿Qué piensas de la fotografía de hoy, dónde crees tu que estamos? Creo que estamos en un momento muy bueno por que el fotógrafo no depende tanto de galerías ni de ganar premios para poder mover su obra, están las redes sociales. Hay un momento bueno en cuanto a la difusión de la fotografía a través de internet. Por el contrario también hay muchos vendedores de humo, de justificaciones del concepto, no lo sé, tampoco se le da mucha importancia a la cultura de la imagen. El gran público está muy saturado de medios audiovisuales, de fotografía. No se le da mucha importancia ya a la fotografía.

A mi me gusta hacer divisiones en cuanto a la fotografía, está la fotografía comercial, la personal y familiar y la fotografía de autor. Y creo que van por caminos totalmente distintos. Para la fotografía de autor creo que estamos en una época muy buena, por que se puede exponer en el mundo entero a través de las redes sociales. Internet también te permite acceder al trabajo de otras personas y a libros en PDF… A nivel profesional está peor.

En general estamos en un momento muy bueno.

¿Entonces, bajo tu opinión, qué características tiene que tener un fotógrafo para ser relevante? No me lo planteo mucho por que a fin de cuentas ese tipo de relevancia creo que te la dan los demás. Yo hago fotografía para mi, pero si a los demás les gusta o no, poco puedo hacer yo.

Para ser relevante creo que primero se ha de ser honesto, tener un discurso honesto, una cosa que contar, un proyecto. Ser honesto consigo mismo y no tratar de ser relevante y si uno tiene la suerte de…

¿Háblanos de tus proyectos? Pues mis proyectos están casi todos abiertos, Homo mensura es el único que tengo cerrado por sus características. Empecé con este proyecto que quería que fuesen bodegones encontrados que tuviera su parte de surrealismo.

El resto, como realmente no los tengo pensado ni para una exposición ni para un fotolibro, sino que son simplemente fotos que voy haciendo y enmarcando dentro de los proyectos, tengo todos abiertos. Si es cierto que el proyecto de Rostros encontrados saque un pequeño fotolibro pero que lo quiero seguir aumentando. Sigo investigando la técnica de la cianotipia tricómica para hacer el proceso totalmente químico.

¿Para terminar, unas palabras para los fotógrafos que están empezando? Hay un poema muy bonito de Goytisolo que se titula Palabras para Julia <<… que yo aún estoy en el camino..>> Pues eso, qué voy a decir yo que todavía ando en el camino. Sobre todo, el ser honesto, hacer las cosas en las que uno cree y de una forma u otra formarse, es fundamental. Compartir, una cosa bonita que tiene la fotografía es el compartir, el poder darse a conocer y en contar lo que estás haciendo.

            Yo sólo puedo decir que aun estoy en el camino.

https://www.facebook.com/fernandosanchezcamilleri?fref=ts

 

José G. Granado y Manoli Morales

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre jggranado 65 Artículos
Soy fotógrafo porque el que ve mi fotografía me lo dice. Desde entonces lo soy y lo soy porque solamente hago fotos a tiempo completo, no hago nada más.

Sé el primero en comentar